16 enero 2011

El almanzor (y van dos)

 
El almanzor cargadito de nieve

A la tercera va la vencida, dicen. Espero que sea así. Esta vez la cosa pintaba bien: buena meteo, saliendo directamente desde hoyos del espino, huella abierta ... pero no fue posible. Y por qué ? bueno, pues es una buena pregunta, porque me hace pensar en los pequeños factores que influyen en montaña, y que marcan la diferencia entre éxito y fracaso. Pero antes voy a hablar de la actividad que hicimos, que tampoco fue moco de pavo.

Tras levantarnos y están en orden de marcha a las 07:15, empezamos a andar sobre las 8:25 hacia la laguna. Buena huella con nieve firme. Sin mas novedad nos plantamos en la bajada a la laguna (200m) a las 11:15. A esa hora pensamos que no vamos a poder hacer cumbre en el Almanzor y decidimos meternos en la canal de morezón a la izquierda de la canal central.


Vistas desde la arista

Esta canal comienza en una rampa de 45-50º desde un nicho, para luego subir hacia unos bloques siempre buscando la protección que nos ofrece la pared de la derecha. Se decide sacar la cuerda para asegurar los largos, largos que os damos a tope de cuerda (60m). El primer largo no tiene nada. Una rampa con una especie de escalón que se pasa bien, para luego hacer reunión a la derecha sobre unas fisuras. Lo único malo son los cambios de nieve-dura/hielo a nieve polvo, y la imposibilidad de meter nada estable que no sean estacas (llevo una) o anclas (que no llevo ninguna). El segundo largo comienza con un resalte vertical que se pasa sin problemas clavando lo más alto posible y dándose el paso, para seguir hacia arriba buscando unos bloques. Bloques que estaban ocupados, y me toca tirar otros 25 metros en ensamble. Para evitar un posible pire, meto una estaca como seguro intermedio. De ahí, a la reunión sobre un clavo y un friend.

En el tercer largo empiezan los problemas, y es que hay que hacer una travesía para pasarnos a la derecha de la canal (nos hemos ido por "lo tieso") que es por donde empieza la vía de verdad. Al llegar al medio de la travesía veo que no queda mas cuerda y no se puede poner una estaca (la nieve está blanda). Así que tiro para la izquierda buscando unos bloques donde hacer reunión. Los bloques son malos y me toca montar una reunión sobre un friend malo, una estaca y un piolet. Todo triangulado con una cinta. La única zona de toda la canal con hielo duro y encima colgado. unos 75-80º. Vista la precariedad del asunto (para mas inri empieza a dar el sol justo por ahí) el segundo tira directamente a la reunión del lado derecho haciendo la travesía, así que toca cambiar en directo de asegurar a un segundo a asegurar al primero. En todo el follón se me cae un mosquetón.



 Saliendo de la canal

Mientras tanto, la otra cordada liderada por Fernando empieza a escalar la cascada de hielo del siguiente largo (que es realmente donde empieza la vía de verdad). Una buenísima cascada bien formada de hielo, pero comienza a ser tarde (16:00) A todo esto, se cae un bastón black diamond "de los buenos". Dos tornillos de hielo y llega a la reunión que monta con otro tornillo, un friend y un clavo.

En estas que yo desmonto la reunión precaria y voy a tirar hacia la fisura, cuando miro la hora y veo lo que está pasando en la segunda cordada: La reunión la ha montado donde ha podido, y es colgada, precaria y no muy buena. Las espectativas por encima son inciertas, aunque el hielo presenta buena calidad, las opciones de asegurar la via no son muy claras. Vista la hora que era y lo que nos quedaba, decido salir por la canal. Para evitar seguir arrastrando la cuerda por la nieve, decidimos desencordarnos y salir por arriba.

El último largo de la canal no es difícil, pero tiene un mix de nieve. Zonas con nieve costra y polvo debajo, buen hielo, y nieve dura, unido a que la salida se pone algo vertical (75º) y las vistas al patio hacen que la salida sea entretenida. El fin de fiesta es cuando llego a la salida y en vez de ser la cima, es una arista. A todo esto cuando llega mi segundo me cuenta que la cuerda la ha recogido el segundo de la primera cordada, así que me encuentro en la arista, y sin cuerda.

 
La arista


Como no había muchas opciones, encuentro un paño de hielo bastante bueno, y decido bajar por allí destrepando con los piolos. Con más miedo que vergüenza, pero sin mucho problema, bajamos el paño vertical de hielo (unos 12m) y hacemos una travesía hasta una zona plana donde esperar a la primera cordada (16:30). Cuando volvemos a reunirnos todos, me cuentan que han tenido que abandonar la cuerda ya que ha tenido que rapelar desde un clavo y no llegaba en doble. Sin mas lios, salimos hacia la cima y buscamos el camino de retorno hacia el prado de las pozas, no sin antes hacer un alto de 15min para comer. Sin más percances que reseñar (exceptuando que empezó a entrar una niebla bastante densa desde el noroeste) llegamos a los coches sobre las 18:30. 10 Horitas de actividad, que no está nada mal. Luego cocacola, una ración y para madrid (otras 2h:30min de coche).

Al principio comentaba que el éxito o el fracaso en montaña viene determinado por un conjunto de pequeños detalles que a veces solemos pasar por alto. Yo soy bastante paquete y no acometo grandes actividades (de hecho subir al almanzor no es gran cosa) pero estos experimentos a pequeña escala vienen bien para aprender y experimentar en carnes propias todas estas cosas sin un nivel de riesgo muy elevado.

El primer aspecto que condiciona una salida en montaña es el número de personas que van. Yo creo que el número ideal son dos, por aquello de la seguridad, aunque tengo comprobado que uno solo es mucho más eficaz, pero te limita las cosas que puedes hacer. Cuatro está bien (en dos cordadas) siempre y cuando el nivel de ambas esté mas o menos equilibrado (porque hay que recordar que hay dos que escalan de primero). Más de cuatro personas solo vale para liarla parda.

El segundo aspecto son los objetivos. No vale de nada que uno quiera hacer una cosa, si el resto no quiere o no puede. Hay un momento en todos los deportes en que se pasa de "pasar la mañana" a "hacer cosas" y eso, requiere cierta capacidad de sacrificio, y un poco de ambición. Si de 6 personas 4 quieren hacer una cosa y 2 no, lo más posible es que aunque se intente la actividad, no se acabe consiguiendo, con el consiguiente malestar en el grupo.

Otro aspecto son los horarios. En montaña y más en invierno, los horarios son sagrados. Siempre se tarda mas de lo que crees, y siempre pasan cosas, asi que es mejor llevar un horario firme. Y eso implica levantarse pronto, prepararse rápido y hacer las aproximaciones sin prisa, pero sin pausa. Tardar 3 horas en hacer una aproximación de 2 significa que tienes una hora menos de margen para la actividad "seria", lo que significa ponerte en peligro.


Vistas desde la primera reunión

El material siempre es un punto de discusión. Si llevas poco, puede que te haga falta, pero si llevas mucho, es un lastre y un incordio. Yo soy de los que piensan que es mejor dejar en casa todo lo que no vayas a utilizar porque ligereza se traduce en rapidez. No vale de nada llevar 60 metros de cuerda (y los arneses, los mosquetones, las cestas, las cintas express, el material de aseguramiento...) si resulta que te vas a dar largos a tope de cuerda sin meter seguros. Está claro que el segundo va a ir bien, pero entonces a lo mejor había que plantearse de nuevo las cordadas: si el primero se tiene que meter todos los largos sin seguros y el segundo necesita ir asegurado por arriba, quizás la cordada no esté balanceada, lo que resta movilidad y rapidez. El gesto de dejar la cuerda supone aligerar la mochila en unos 5-7 Kg como poco (depende del material)

Finalmente, cuando las cosas vayan mal, siempre pueden ir peor. Ayer al final no pasó nada, pero imaginemos que hubiésemos necesitado la cuerda cuando llegamos a la arista; sin embargo la cuerda se la había quedado la primera cordada. Ahora imaginemos que la otra cordada en vez de bajarse decide tirar y nos quedamos aislados y como vimos un rato después, se hecha la niebla. O que en vez de caerse un mosquetón, se nos cae el anillo con el material, etc.

Con todas estas cosas no pretendo ser catastrofista, al revés. Ayer lo pasé genial y la actividad estuvo muy bien; sin embargo siempre es bueno aprender las cosas que hace mal uno para corregirlas. Estoy seguro que a la tercera, va la vencida.

 Panorámica del circo (pincharla para verla en grande)

3 comentarios:

Diego dijo...

Afortunadamente no ha pasado nada, de errores se aprende.
Lo más importante: los horarios y una cordada equilibrada en todos los aspectos.
Los tornillos, a no ser que te muevas por largos casi enteros de hielo, de poco sirve, más que para algunos resaltes, porque en nieve dura no hacen nada.
Estacas y Dead Man para estos casos, de lo mejor que se puede llevar.
El Almanzor en invierno por la "normal" se puede hacer madrugando y saliendo muy temprano de la Plataforma, pero no lo regalan.
Para la Norte y demás, permoctar en el refu y madrugar más que perry, para pillar el hielo en condiciones y cuanta menos gente mejor.
Avísame para la tercera ;-)

Vlady dijo...

Qué hay Capitán!

Necesitñe dos para conseguir hacer cumbre en el Almanzor, hace ya unos pocos años acompañado de César Ortíz.

la priomer avez fue un cumulo de circunstancias que nos hizo empezar muy tarde. Sábiamente nos dimos la vuelta a 300m de la cima.
para siguente, dormimos en el refu y nos levantamos los primeros...creo que eran las 3 ó las 4. Hicimos cima solos y la bajar nos encontramos a gente subiendo.

No solo fue el madrugar, también fue que las condiciones se nos presentaron perfectas, sin viento, con la nieve dura y acompañadp de una imponente luna que hizo que no usasemos ni frontal en las primeras horas de camino.

Suerte para la próxima!

Salu2

Juan M. Casillas dijo...

@Diego: está claro que hace falta una cordada equilibrada, porque la fatiga que supone andar tirando uno solo de primero es bastante alta. Además, el tema de los horarios es fundamental. Las estacas y las anclas de nieve son lo que mejor funcionan, aunque a veces son un poco engorrosas de poner.
A la tercera va la vencida !!

@Vlady: Muchas veces es más importante (y mas sabio) saber decir que no, que empecinarse y subir "si o si". A la próxima, madrugón desde el refugio, y cima ... o no ? :))