25 abril 2012

Strobist y Cañones

hace un par de semanas estuvimos de vacaciones en Madeira. Para el que no lo sepa, Madeira es una isla volcánica situada al Suroeste de portugal, que se caracteriza porque tiene un clima muy húmedo, lo que favorece el crecimiento de una vegetación exhuberante. Gracias a su origen volcánico, existen grandes desniveles que provocan la aparición de torrenteras y barrancos, lo que convierten a Madeira en un destino único para la práctica de este deporte. Para llegar (al menos desde España) se vuela con la compañía portuguesa TAP, haciendo escala en Lisboa. Una vez allí, es más que recomendable alquilar un coche, porque el transporte público es bastante limitado fuera de la capital, y todos los barrancos se encuentran en las afueras.

Llegando a Madeira en el avión
Para el que no lo sepa, el descenso de barrancos es una actividad que tiene algo de riesgo, ya que se realiza en condiciones no controladas en las que intervienen aspectos como torrentes de agua, grandes alturas, terreno resbaladizo por lo que hay que tener algo de práctica en la realización de este deporte ya que es necesario conocer algunas maniobras para practicarlo con seguridad.

El material


Pero no todo va a ser bajar barrancos, así que de vez en cuando, también hago alguna foto. El rig que utilizo habitualmente está formado por una canon G10 con su carcasa oficial canon (WP-DC28).  Esta cámara me bastante flexibilidad (es manual y dispara RAW) a la vez que tiene un peso y unas dimensiones contenidas (aunque a veces se hace algo grande, sobre todo en determinadas situaciones). La llevo guardada en una pistolera LowePro, para podérmela colgar. 



Canon G10 con la correa puesta

La carcasa WP-DC28 es la original de Canon, creada a medida para esta máquina. Aunque en internet se pueden encontrar algunos artículos sobre como adaptar las carcasas a los diferentes modelos (G11, G12), lo mas sensato es usar cada carcasa con su cámara. Aunque no lo parezca a simple vista, hay sutilezas en las máquinas y en las carcasas que hace que no cierren bien, y que haya que limar (o modificar) el conjunto, y eso es un ticket al desastre, sobre todo cuando metes estas cosas en el agua.


Carcasa WP-DC28 (por delante)


Para meter la cámara en la carcasa, se quita la correa y se mete en el interior. Los botones externos están diseñados para poder operar la máquina igual que en tierra, teniendo en cuenta que el control de rosca no funciona, y tenemos que usar el botón de acceso directo (arriba, izquierda) junto con los cursores. En la siguiente foto se ve bien el botón de acceso directo (bajo la rosca de la izquierda) y los cursores (abajo, derecha).
carcasa WP-DC28 (por detrás)
Hay que tener cuidado con la junta amarilla (tórica) para que no queden pelos o suciedad cuando se cierra, ya que por ahí puede entrar el agua (de hecho es la fuente número uno de inundaciones en la cámara, asi que hay que revisarlo. Cuando compras la cámara viene con un bote de silicona para repasarla de vez en cuando y que mantenga la elasticidad.

Cámara y carcasa antes de cerrar
El sistema de cierre es bastante sencillo. Tienes que desplazar el seguro amarillo para poder abrir el cierre naranja, y una vez abierto, cierras y aprietas hasta que suena. Se nota cuando cierra bien, pero aún así, es conveniente revisar la junta para evitar desastres.

Todo cerradito, con la cámara dentro
A la hora de llevarla, meto la cámara en una pistolera LowePro en la que encaja justo. La suelo llevar dentro de la mochila de barrancos, y cuando tengo que utilizarla la saco y me la cuelgo. Es un poco engorroso, pero te evitas que se vaya golpeando contra todo (por ejemplo cuando te caes, o cuando vas rapelando).

La máquina dentro de la carcasa, dentro de la funda lowepro.

Esta vez, para darle un poco más de emoción a la cosa, me llevé un flash acuático con la idea de hacer algunas fotos en plan strobist. La intención es poder iluminar las sombras que se generan habitualmente en los barrancos, ya que suele ser normal que entre el sujeto y el fondo haya unos cuantos pasos de exposición, lo que hace imposible balancear ambas luces sin iluminación externa.

Ultramax Ultrapower UXDS-1
El flash UltraMax Ultrapower UXDS-1 es un flash de buceo alimentado por 4 pilas AA, que permite la regulación manual de potencia (y el predestello, que en el caso de usarlo con la Canon G10, no es necesario y lo tengo puesto a 0) con un número de guia 20 fuera del agua. En la siguiente foto se ve la rosca gorda, que es donde entran las pilas (con doble sello para evitar entrada de agua) y el soporte donde se mete en el brazo (o la cinta para colgarlo al cuello).

Los botones. El único que se usa es el Verde (apretar) y el indicador de bateria.
La conexión entre el flash y la cámara se realiza mediante un cable de fibra óptica, utilizando el flash integrado de la cámara para disparar el externo, a través de una fotocélula.  El cable de fibra lleva un velcro para pegarlo a la cámara, y un puerto para conectarlo al flash.

Extremo del puerto hacia el lado de la cámara. Se ve la fibra óptica en el agujerito
El velcro este es de 3M y encaja perfectamente en la mitad que va pegada en la cámara. Al pegarlo en la carcasa, hay que intentar ponerlo delante del flash de la máquina, para que el destello se transmita por el cable.

El velcro pegado en la carcasa, justo delante del flash integrado
Y aqui se ve como queda todo montado en la parte de la cámara. En el kit trae una llave allen para poder cambiar el adaptador, así como un velcro de recambio. Muy bien pensado, la verdad.

El cable montado en el lado de la cámara
El flash lleva unas fotocélulas con un soporte para recibir el cable de fibra. Se sujeta haciendo presión por parte del protector de goma contra la pieza que trae el cable de fibra.

La fotocélula. Lleva dos, uno a cada lado, para poder montar el flash a izquierdas o a derechas.

El otro lado presenta un adaptador de plástico para enchufarlo al flash.

El adaptador del cable que va al flash

Y esto es lo que pasa cuando metes luz por el otro lado

Cuando metes luz por el otro lado, el cable de fibra la transmite. Simple y fácil
Y así es como queda sujeto el cable de fibra en el lado del flash

Cable sujeto por el adaptador de plástico y el protector de goma

Y así es como queda el conjunto completo de flash + cable + cámara acuática. Aunque parezca mentira, no es muy complicado de manejar con una mano cada cosa, aunque si que es cierto que pesa un poco. El cable de fibra aunque parezca débil aguanta bastante bien el uso, y el único rollo es andar montando y desmontando el cable de fibra, que aunque es rápido por el velcro, conviene tener cuidado en el lado del flash para no partir (o doblar a 90º) el cable. El flash junto con el cable lo llevo en una bolsa para la bici del decathlon semirrígida, que se puede atar a la pistolera de la cámara, teniendo así un único paquete. En montar y desmontar todo el tinglado se tarda como un minuto.

El kit completo. Esto ya empieza a pesar bastante.

El resultado


Armado con este rig buscamos un barranco fácil (con un rápel de 50 metros) y nos pusimos a hacer algunas pruebas. A los cinco minutos descarté la pletina con el brazo articulado, ya que pesa mucho y además no permite separar el flash del eje de la cámara, por lo que no se gana mucho. Así que decidí llevarlo colgado directamente del cuello con una cinta, y usar una mano para sujetar el flash y la otra para disparar. No muy buena idea en una situación en la que sueles necesitar las manos, a parte de que el rig pesa y metes algo de trepidación en la máquina al disparar. Tras un par de fotos de prueba, doy con los parámetros mas o menos adecuados para operar el sistema y sacar algunas cosas decentes.


Daniel rapelando

En la foto anterior vemos a Dani Saltando hacia atrás. La canon G10 no tiene obturador mecánico, por lo que puede sincronizar el flash hasta 1/500 (cosa que parece una limitación software). En la foto podemos ver un poco de trepidación del movimiento en la mochila, pero en general, el resultado es bastante bueno, teniendo en cuenta que el barranco está bastante oscuro. El flash está sujeto por encima de la cabeza con el brazo izquierdo.


La G10 es una cámara algo antigua con ciertas limitaciones, fundamentalmente a nivel de ISO (no conviene pasarla de ISO 640) Además, si la metes en la carcasa la regulación de los parámetros se hace a través del atajo con el botón de acceso directo, lo que hace necesario operar la cámara con dos manos, por lo que el modo más interesante para disparar es M, fijando la velocidad por ejemplo a 1/250 (la máquina es capaz de sincronizar hasta 1/500). Si no quieres gastar mucha batería del flash, lo suyo es tirar a ISO 200, pero puedes bajar hasta ISO 80. Otra de las cosas buenas que tiene la G10 es el filtro de densidad neutra "digital" que ofrece otra oportunidad extra de compensar la luz ambiente (a costa de más potencia de flash). Finalmente, es necesario configurar el flash a la mínima potencia, para poder disparar el flash externo a través del puerto de fibra óptica. Y sabiendo esto, nos ponemos a hacer fotos.

Posando
Una vez en el suelo, decido aprovechar la cascada del barranco para hacer un par de retratos. En esta serie subexpuse el fondo un par de pasos usando la velocidad y ajusté la exposición de Dani a base de potencia (1/2 de flash) El resultado no es muy malo, aunque se puede ver que habría que ajustar la temperatura de color del flash con un filtro, aunque eso es para nota.

Posando / 2
En la foto anterior balanceo la luz ambiente con el flash, obteniendo un resultado bastante mas homogéneo. Se sigue viendo que la temperatura del flash es algo mas fria, pero el resultado está muy bien, teniendo en cuenta que con iluminación natural la foto resultaría mucho más plana y sin detalle. Usando esta iluminación conseguimos sacar un par de fotos bastante buenas.

Posando / 3
Y finalmente, un par de ellas del autor haciendo el tonto.

El autor
Y aqui armado con todo el rig listo para la acción. En resumen, para barrancos sencillos, o en los que solo se vaya a hacer fotos, es posible ir equipado con el flash. Los resultados son bastante buenos y tampoco es un set demasiado pesado, por lo que se puede mover mas o menos bien. Hay que intentar hacer alguna foto más para ver mas resultados, pero el rig permite sacar buenas fotos sin mucho gasto de bateria y sin pasar muchas penurias.

Armado con el rig y listo para la acción

2 comentarios:

Barbo dijo...

Plas, plas, plas!!! Espectacular la explicación del material que llevas a remojo. Debe ser un placer poder tirar con raw, lo hecho de menos en mi lumix barranquera! No me gusta perder mucho tiempo controlando la exposición al milímetro, siempre subexpongo 1/3 y listo, me suele funcionar pero luego no puedo hacer gran postproceso sobre el jpg ;-( Ahora, lo del flash ya es mucho temita, si ya me tachan de pirao con la reflex al cuello haciendo esquí de travesía, como para meter un flash en un barranco, jeje. De verdad, me ha gustado mucho el artículo para saber un poco mejor como salen esas fotos tan guapas.
Un saludo!

Juan M. Casillas dijo...

jajaja ... muchas gracias! la verdad es que ir cargado con todo el material es un poco rollo, pero luego se agradece en algunas tomas. Ya sabes que en barrancos la cosa suele estar jorobada de luz ... y el flash te ayuda un poco en balancear la luz de los sujetos, te ayuda en contraluces... está guay. La pena es que hay que portear y cargar con todo el material. A ver si me monto algo estanco y pongo unos disparadores remotos al chisme. Gracias por pasar !

Un saludo !!!