22 junio 2012

La Cabrera: Adrenalina Superior, Ezequiel, Emilio y Espolón Manolín

Croquis de Vlady. Nosotros hicimos la de la Izquierda.
 Parece que los miércoles va a ser el día de la escalada clásica en la Cabrera así que para no perder las buenas costumbres, quedamos Vlady, Irma, Virgina y Rafa en el parking de la Cabrera para hacer una combinación de esas que le gustan tanto a Vlady. La idea es hacer la placa de la Adrenalina Superior, la Ezequiel, la Emilio y el Espolón Manolín, ahí es nada. Hacemos dos cordadas, Vlady va con Virginia y Rafa, y yo voy con Irma. En su cordada Vlady tira de primero por el primer largo de la Adrenalina Superior (la vía que sale a la derecha de la Ezequiel) e Irma y yo nos esperamos a que suban unos chicos por la Ezequiel. El reparto es claro: Irma se aprieta los dos primeros, yo los dos siguientes y ya veremos lo de arriba. El croquis de arriba es el de Vlady, que es el que se los curra :D

Límite vertical: Vlady, Virginia y Rafa en Adrenalína Superior
Irma se mete en la Ezquiel, y aunque está asi como un poco nerviosa (le cuesta meterse en la pared, me dice unas cuantas veces) se aprieta el primer largo muy bien. La verdad es que se nota el grado que tiene en deportiva, y se lo aprieta sin problemas. Hacemos la reunión intermedia, me recupera, y se da el largo de los maceados, donde aprovecho para hacer algunas fotillos. Mete los seguros que puede, y tira para arriba sin problemas, donde monta la segunda reunión antes de entrar a la cueva. Me recupera, y allí esperamos a que la cordada de antes suba y de paso coincidimos con Rafa y Virginia.

Virgina y Rafa en la reunión de la Adrenalina Superior, esperando para subir
Para variar, decidimos subir por la fisura de la Emilio en vez de hacer la cueva, que ya la hemos hecho como 1000 veces. Me pongo las cosas y para allá que tiro. 

Virginia en la fisura, Rafa subiendo desde la reunión.

La fisura tiene peor pinta de lo que realmente es; se asegura perfectamente con fisureros con buenos pies siempre, y cuando abre te entra un friend pequeño. Sin mucho problemas, te das el largo y llegas a la reunión de encima de la cueva. Recupero a Irma y esperamos que salga Vlady, Virginia y Rafa hacia el espolón Manolín.

La fisura de la Emilio, con Rafa arriba. Se asegura fácil.
Como siempre hay que liarla un poco, al escalar el siguiente largo que te mete en el Manolín me lío un poco y me tiro hacia la izquierda, yo emperrado en que era por ahí buscando la terraza. Ni terraza ni leches, me paso y casi me embarco a la izquierda del Manolín. Pego un par de voces y aparece Vlady por arriba y me confirma lo que estoy pensando: me he embarcado, tengo que destrepar un poco y meterme por la parte final del Manolín. 

A veces la luz nos deja buenos paisajes sin que salga la carretera
Cambio de planes un poco drástico, porque yo pensaba salir por la canal tumbada de la Ezequiel, pero no me lo pienso mucho, y para allá que voy. El diedro del final es más fácil abajo que arriba, porque se va poniendo vertical y hacíéndose cada vez mas estrecho. Aprieto la cacha, y me subo reptando por la fisura con poco o nada de estilo, pero me las agencio para protegerlo medio bien, y arrástrandome como un lagarto los últimos metros, llego a la reunión. Vlady tiene razón, hay que salirse de la zona de confort y apretar de vez en cuando un poco, ya que es la única forma de mejorar. Cuando llego a la reunión me doy cuenta de que no he pasado miedo, y que he conseguido superar el micro-reto, asi que el balance es bastante positivo, aunque he resoplado como una morsa en celo varias veces.

Irma llegando a la reunión de antes del espolón Manolín
Recupero a Irma y cuando llega al último seguro del largo se enzarza en una pelea con el sacafisureros, el seguro y un hex grande para intentar sacarlo. La oigo golpear, jurar, cabrearse y volver a jurar. Tras unos cuantos golpes y unos cuantos forcejeos, consigue sacarlo la recupero, y llega a la reunión con un cabreo mítico. La digo que lo que viene es algo complicado y que si quiere me lo doy yo, pero dice que no, y se aprieta como una recia los 10 metros de fisura vertical, parándose a asegurar y estudiando los pasos, ya que la fisura es delicada de pies y está vertical de verdad. Desde allí, se encarama a la fisura de la media luna, y se aprieta lo que queda hasta la reunión del cable, metíendome miedo con el famoso cordino de los dos mosquetones, y dándose la salida por el canalizo sin meter nada. Esta chica es muy recia. Sin más novedad, me recupera y según llego, salgo hacia la última reunión del manolín a pie del hito ya que se está haciendo de noche y queríamos hacer alguna foto interesante, con mandil mediante.

Si, a mi también me da cosica mirarme.

En la cima fotos, caras de asombro, risas, y destrepe con frontales. En el bar de la Cabrera se aprietan unos bocatas que quitan el hipo, clásica recoger y para casa. Una tarde en buenísima compañía como siempre y disfrutando de una escalada casi recia. Además, me ha venido bien para ir probando cosas fuera de la zona de confort. hacerme alguna foto mítica y pasar miedo con los seguros de Irma, que son cosa fina.

Y ahora ya mas en serio, la foto de grupo cimera



Y el video Resumen

2 comentarios:

Vladimir Bustóf de la Sousa dijo...

Limite Vertical No? XD

"Esperad chicos que os asegure..."

Juan M. Casillas dijo...

Miedito ehhh? XD