21 agosto 2013

Kayak en el Piqueras: Motocross y descenso hasta villanueva de Cameros

Javi despegando en el Motocross
Pues sí, a la XII Competición/Concentración del Piqueras que fuimos. Esta concentración está organizada por el Club Kayak la Rioja, y se hace en Lumbreras de Cameros, un pueblecito muy bonito al lado del Embalse de Pajares, que es donde empieza el tramo del río Piqueras que se desciende. El "Ríito  Bonito" como dice Javí Tronchapalas estaba bajando a 6 cumecs, con el agua comprada por la gente del club para poder hacer la concentración (curioso eso de comprar el agua, eh?)

Dani dándose el motocross como un señor.
Este río es el río prototípico riojano (yo no es que conozca muchos, exactamente dos, pero por lo que me han contado los buenos) muchas piedras, escarpado, ratonero y muy divertido. Como dice Pedro, si aprendes a remar aqui, remas en cualquier sitio. Así que ... bueno, aquí estamos para aprender, no? Ojo, que también hay que tener cuidado, porque te puedes hacer daño. Y si no, que se lo digan a la rodilla de Dani en la rampa.

Artisteo en el motocross
Total, que fui de mirón fotógrafo a los pasos de arriba (motocross y paso de la fuente) por recomendación de Javi, que en el fondo me quiere un poco y se preocupa por mi. La idea era embarcar justo debajo del paso de la Fuente, y hacer todo el tramo del kilómetro lanzado, llegar al doble puente, embarcar otro grupo y tirar hasta Villanueva de Cameros. Así que me puse a hacer fotos en el motocross... y vaya tela.

Javi Miñones emergiendo
Tras ver a la gente bajar por el paso de la fuente, llega mi turno ... y embarco justo donde empieza la carrera del Km lanzado. Al principio el río tiene poco gradiente y se puede ir haciendo, aunque lleva agua... pero en breve empiezan a surgir pasos y empiezo a volcar y esquimotar. Como no controlo muy bien, estoy todo el rato bajo el agua y dándome con las piedras en los dedos y nudillos. Aún así en esta primera mitad de río (hasta el final del Km lanzado) no nado, y me voy apañando... aunque ya empieza a verse cual será la tónica general del descenso. Goin y Javi van guiándome e intentan ayudar en lo que pueden... pero el río me deja pocas opciones y me llevo bastantes revolcones.

Patricio en la fuente
Tras pasar el Km lanzado comienzan los pasos de verdad ... y aquí si que viene el desastre. Nado en la Z antes del sifón. Nado la Z del sifón. Nado el Sifón, de espaldas y volcado ... y menos mal que teníamos montada la seguridad y me agarré a unas cuerdas, pero Javi estuvo a punto de irse por el sifón. Nadé en el salto tras el sifón, y nadé todavía en el siguiente rebufo. A partir de aquí ya no nadé más hasta el doble puente, pero llevaba el cuerpo ya raro. La Prijon Pure S es un barco al que hay que acostumbrarse y hay que saber palear ... y yo ni estoy acostumbrado, ni se palear. Así que el descenso era una lucha constante por llevar el barco más o menos por donde quería. Y el río no ayudaba mucho...

Pedro en la fuente
Total, que en el segundo puente embarcó Bea, y desembarcó gente. También embarcó el sobrino del Yinyas que aguantó exactamente 1 segundo encima de la piragua... y es que el piqueras, por mucho tramo fácil que sea (aquí ya es el iregua) no es el sitio para estrenarse en esto de las aguas bravas. Bea se dió el tramo como una reina sin problemas, pero yo aún tuve que nadar un par de veces. En la última me planteé seriamente salirme del río, porque el frío ya era una cosa importante. Tengo que buscarme un equipo para no pasar frio (posiblemente, traje seco) porque es que el frío te inhabilita para todo, y en estas cosas, es peligroso, tanto por uno mismo, como por el equipo de descenso.

Luis intenta salvar a David Tuercas... 
Y sin más novedad, pero molido, con el culo morado, el casco arañado, la pegatina de los tronchapalas arrancada, un asa del barco doblada, mil raspones en las piernas, las coderás a la remanguillé y el valor hecho puré, conseguí terminar el tramo y llegar al desembarco. No hubo oportunidad de darnos una ducha caliente para entrar un poquito en calor, porque se puso a llover (el microclima riojano, que es lo que tiene) pero nos fuimos rápidamente a la campa a disfrutar de las míticas patatas riojanas, la cervecita, y la buena compañía... que había que descansar bien que al otro día teníamos la carrera cronometrada... a la que en principio no pensaba apuntarme ... pero luego ... si, que demonios!. Si es que en el fondo me va la marcha.

Video Resumen

2 comentarios:

javitroncha dijo...

Aunque nadó varias veces luchó como un jabato. Otros hubieran abandonado.
Bravo campeón

Juan M. Casillas dijo...

Bueno, hubo un par de veces que pensé en salirme :D